Después de haber iniciado en la época de los 70's un proyecto, donde el oro era un símbolo de inversión, moda y status, la alta relojeria, resurgia después de una crisis, en donde el mercado oriental, con sus relojes electrónicos innovaba en un mercado con necesidad de modernidad, es cuando con carencias y limitantes surge una empresa familiar, donde sus fundadores Francisco Ruiz y Eva flores dan la pauta a esta empresa que en este nuevo milenio se consolida con un nuevo nombre, en un nuevo proyecto dirigido por un hijo de estas dos personalidades, ademas de un gran equipo de nuevos socios y administradores.

Es entonces cuando surge St. Gallen, una empresa en donde la amplia experiencia de la familia que lo componen y en base a las nuevas necesidades del mercado, se dan a la tarea de satisfacerlo de una forma en donde predomina la calidad de los productos y servicios, asi como la calidad humana y con base en los buenos valores, esta familia se enfoca en satisfacer a un exigente mercado con la necesidad no de una joya artesanal de adorno temporal, si no mas allá de eso una excelente inversión, ademas de proyectar un status de nivel cultural y economico, en donde se le da el valor a las reconocidas y finas marcas, de joyeria y relojeria, que buscan precisamente el mercado donde se valora el trabajo artesanal, la innovación de finos y delicados materiales ademas de innovadores y vanguardistas diseños de forma limitada y casi personal, ya que se busca que el producto llegue a el consumidor final con base en las intenciones, exctrictas politicas, delicadeza y exigencia que las finas y reconocidas marcas fijaron para poder lograr que esto suceda.